Historia de la Edad Media: primera parte.

La Alta Edad Media

Nos despedíamos en mayo de los llamados "bárbaros", entre los que estaban nuestros antepasados los visigodos, los francos, con el gran Carlomagno, del momento glorioso de Bizancio con la figura de Justiniano, a los árabes los teníamos indebidamente retenidos en Arabia (disculpen la arbitrariedad), la Teología cristiana todavía estaba en la fase de ponerse en claro consigo misma, la Medicina entraba en un momento escolar, de conservación de las grandes escuelas más que de innovación... Todo esto para enfocar con un rayito de luz algunas cosas en las que nos habíamos quedado.

Seguimos sin prisa ninguna; somos todos jóvenes estudiantes y tenemos toda la vida por delante. Y si no es así, así nos queremos ver. De manera que bajo la dirección de algunos maestros y la colaboración del Patronato, Profesores, y Junta Asesora, Politeia se propone -nos proponemos-, continuar en la Alta Edad Media este curso y también el próximo.

Según reza el Programa, nos enfrentaremos en primer lugar con la Europa Cristiana de los siglos X y XI, la herencia de Carlomagno, la resistencia cristiana hispana frente al Islam, y la época feudal, con el estudio de la sociedad de su época, del Papado, de las Cruzadas, y la Europa de las primeras Universidades surcada por los caminos de peregrinos, sembrada de monasterios. Los monjes y los monasterios, de importancia crucial en esta época: religiosa, social, cultural y en algún caso incluso política, sobre todo en Bizancio. Tanto nos han seducido los monjes y monasterios que en este curso nuestro Seminario versará sobre los monasterios en España.

Dejamos el Programa, en vuestras manos está. Allí veréis los mejores profesores conocedores del período. Algunos van a tener la amabilidad de desplazarse varias veces de Santander, Barcelona y Sevilla. De corazón se lo agradecemos. Así como a los demás profesores, destacadísimos cada cual en su especialidad.

Hasta muy pronto. Nos vemos y disfrutaremos aprendiendo. No tenemos remedio, somos así.

 

Imagen: detalle del mural del ábside de S. Clemente de Taüll (Wikimedia Commons)

subir