La segunda mitad del siglo XIX. Gran capitalismo, política imperial y naturalismo

En este cuarto recorrido por la historia de las civilizaciones, Politeia vuelve a analizar la segunda mitad del siglo XIX, sin límites cronológicos rígidos. Dicho período puede caracterizarse sumariamente como la era del capitalismo, de la política imperial y del naturalismo. La segunda revolución industrial, con las nuevas industrias eléctrica y química y más tarde automovilística, dio lugar a lo que se conoce como Gran Capitalismo. El sistema productivo y de acumulación capitalista fue criticado radicalmente por Marx y por los movimientos obreros, de carácter sindical o político, que habían fundado la Asociación Internacional de Trabajadores.

El capitalismo se desarrolló al amparo de regímenes políticos más o menos liberales, que desarrollaron estructuras imperiales (el Imperio británico de la Reina Victoria, el II Imperio francés de Napoleón III, el II Reich alemán o el Imperio Meiji japonés) o políticas exteriores imperiales, como las que guiaron el colonialismo de la III República francesa o la expansión norteamericana en el Pacífico y en el Caribe. Los regímenes liberales de la península ibérica no quedaron al margen de estas tendencias, como lo evidencian la expansión colonial africana de la Monarquía portuguesa e incluso la aventura guerrera española en Marruecos, durante el reinado de Isabel II (aunque la vocación imperial española se truncó definitivamente con la derrota de 1898 frente a Estados Unidos).

En el campo cultural prevaleció una inspiración naturalista, superadora del romanticismo, que se hizo presente tanto en el realismo literario (Tolstoi, Zola, Galdós) como en el pictórico (Courbet, Millet, la Escuela de Barbizon), así como en algunos aspectos de la arquitectura modernista (Gaudí). Pero también el naturalismo fue impugnado y desechado por nuevas tendencias artísticas que surgieron en las últimas décadas de ese siglo, como el simbolismo, el impresionismo y el modernismo.

De todos estos aspectos se trata en este programa, en el que además se abordan otros relacionados con la historia de la filosofía, de las religiones y de las ciencias (desde la nueva ciencia sociológica, hasta las ciencias de la naturaleza, donde el evolucionismo ocupa un lugar importante). El curso se clausurará con una conferencia del profesor Diego Gracia sobre Santiago Ramón y Cajal. Sin perjuicio del planteamiento europeo y universal  que pretenden tener los cursos de Politeia, cabe destacar el importante número de conferencias de tema específicamente español (trece, sobre un total de cincuenta).

Además del curso general, tendremos otras actividades complementarias, como el Seminario de Historia de las Ciencias en la segunda mitad del siglo XIX, que dirigirá el profesor Javier Ordoñez a lo largo de cinco miércoles consecutivos, esta vez -como novedad- en octubre y noviembre. También  se desarrollarán los cursos de visitas a museos y exposiciones, dirigidos por las profesoras Ana María González Vicario y María Teresa Martín Bourgon. Por último, están programados los siguientes viajes culturales: a Burgos en octubre, y el viaje de fin de curso a Bulgaria en abril.

Imagen: Fragmentos del retrato de Émile Zola de Eduardo Manet  (Museo de Orsay, París) y portada de L´Aurore de 13 de enero de 1898 con la carta abierta "Yo acuso" de Zola. (Wikimedia Commons).

subir